MEMORIZAR LAS TABLAS DE MULTIPLICAR

 
 

 

 

 

 

El aprendizaje de las tablas de multiplicar es un hito para todos los alumnos de la escuela. Cómo enseñar las tablas de multiplicar y qué recursos utilizar para facilitar su aprendizaje es igualmente una cuestión que todo profesor se plantea en su práctica diaria.

La dificultad que un alumno puede encontrar para aprender las tablas de memoria se ha llegado a explicar por razones biológicas. Esa es la opinión, por ejemplo de Antonio M. Bator (Emisora Educativa "El Hornero": http://www.paginadigital.com.ar/articulos/elhornero/20a.html ): :

"¿Quién no ha tenido dificultad para aprender las tablas de multiplicar?  El contraste entre el aprendizaje de nuestra lengua materna y el de la aritmética es notorio ¿Por qué nos resulta tan difícil multiplicar (y retener las tablas de memoria) y tan fácil aprender a hablar (y aprender decenas de nuevas palabras por día)? Hoy podemos invocar una razón biológica: nuestro cerebro no "está diseñado" para multiplicar mientras que una prolongada evolución le ha permitido verbalizar para comunicarse con sus semejantes. Esto no significa que sea innecesario aprender a multiplicar sino que convendría cambiar nuestro método para enseñar a hacerlo. Y sobre todo, encontrarle un significado real al cálculo. Ciertamente lo que no podremos cambiar es la arquitectura de nuestro cerebro, que sin duda está mejor equipado para hablar que para calcular."

 

 

A diferencia de la opinión expresada por este autor, pienso que la dificultad de aprender las tablas de multiplicar no reside en ninguna razón biológica ni evolutiva, sino en las mismas leyes del aprendizaje. Por supuesto que un niño aprenderá antes y más fácilmente a asociar la palabra 'mamá' a la persona que le cuida, que aprender la solución de 8x5.

Sin embargo, en teoría, los dos aprendizajes citados tienen la misma dificultad: asociar unos estímulos a una palabra. Lo que ocurre es que el adulto que le cuida es concreto, alguien a quien puede ver, oír, oler, sentir y tocar, mientras que 8x5 es algo carente de significado para un niño pequeño.

Pero aún así, no sería difícil que un niño de corta edad aprendiera de memoria alguna tabla de multiplicar, como tampoco lo es que aprenda a edad temprana a asociar letras a sonidos. Sólo se trataría de enseñarle adecuadamente.

 
   
   

COMPRAR